miércoles, 23 de enero de 2019

MERMELADA de LIMA DEDO. FINGER LIME


Hace un año me regalaron una maceta con una planta de lima dedo, “Citrus australasica”, también conocida como finger lime, lima dedo o lima de dedo. 
Se trata de un arbusto o pequeño árbol que procede de Australia, con unas espinas enormes, que da miedo acercarse, pero que tiene un fruto muy aromático, con una característica peculiar, que lo hace único entre los demás cítricos, es que su pulpa se agrupa en pequeñas esferas que al cortar la cáscara del fruto se desparraman como si fueran las huevas del caviar, por eso se le conoce también como caviar cítrico, y es muy apreciado en gastronomía. Es un fruto de unos 10 cm de largo con un color que va del amarillo, verde, púrpura, marrón o incluso negro. La pulpa es sabrosa, ácida, ligeramente especiada.
La planta ha ido dando frutos poco a poco y ahora, que me he juntado con 5 limas, ha sido motivo suficiente para hacer mermelada, y aunque ha salido un tarro pequeño, es una verdadera delicia. 

INGREDIENTES: 115gr. de lima dedo, 150 gr. de agua, 115 gr. de azúcar. 

ELABORACIÓN: Ponemos en un cazo con agua hirviendo las limas enteras, para extraer algunos de los aceites amargos de la piel, además de esterilizarlos y los tenemos cociendo 20 minutos.
Se dejan en el agua enfriar hasta que podamos cogerlos con la mano sin quemarnos para cortarlos en rodajas. Apartamos los huesos que tengan. 
Vemos en la foto la diferencia de los que han cocido que están amarillos y los que no que continúan verdes.
Ponemos en una olla las rodajas de lima con su jugo y 150 gr. de agua, dejamos hervir media hora, hasta que veamos que la piel ablanda, si vemos que se consume mucho le añadimos un poco de agua.
Añadimos el azúcar y removemos hasta que se disuelva, dejamos hervir 20 minutos, vemos que se vuelve muy líquida la mermelada. Movemos para que no se agarre, cuando vemos las burbujas de la mermelada son brillantes y más consistentes, las pasamos al tarro, previamente esterilizado, llenamos hasta arriba, cerramos bien la tapa y damos la vuelta al bote para que haga vacío. 
Me gusta dejar reposar la mermelada dos semanas antes de consumirla, una vez abierta, la dejamos en el frigorífico y consumir máximo en un mes.

Sin duda es la mermelada más sabrosa, refrescante y sorprendente que he probado hasta ahora. En una tostada con mantequilla salada es un desayuno de diez.




domingo, 20 de enero de 2019

CALDO VERDE en Slow Cooker.


En estos días tan fríos apetece sentarse a la mesa y reconfortarse con una sopa que regenera el cuerpo. Cuando hablamos de cocina portuguesa, el caldo verde es una receta protagonista, un plato típico de la dieta mediterránea con verduras y algo de carne de cerdo. es originaria de la zona norte de Portugal en la provincia de Minho, con similitudes con el caldo gallego y también con otros caldos de la cocina española.

He elegido este plato para Cocinas del Mundo, http://www.lacajitadenievesyelena.com/2014/03/cocinas-del-mundo.html, que en este mes visitamos Portugal, y me he traído este platazo de sopa que para empezar el año nos viene muy bien, un buen caldo repone del peor de los resfriados.
El caldo verde lleva pocos ingredientes, lo he hecho según la receta tradicional, y en olla lenta , un #topadentro, para elaborar un buen caldo con los grelos, la patata y el chorizo.
He hecho el caldo con los grelos, por que me encanta esta verdura para los guisos en invierno, compro para tener un manojo guardado en el congelador para cualquier evento. Si no encontráis grelos, la berza o con kale, queda el caldo genial.

INGREDIENTES: (Para 2 personas), 2 patatas medianas, 1 chalota o cebolla, un puñado de grelos, 1 chorizo, sal.

ELABORACIÓN: Pelamos la patata y la partimos en trozos no muy grandes, picamos la chalota y lo ponemos con agua en la olla lenta, lo he hecho en la pequeña de 1,5 l.; añadimos los grelos troceados, y el chorizo en rodajas. 
Tapamos la olla y dejamos 4 horas en baja temperatura.

Cuando lo tenemos cocinado, sacamos a una olla normal, el chorizo y los grelos, no es complicado al quedar flotando. El caldo y las patatas las pasamos al vaso de la batidora, trituramos, y lo añadimos a la olla donde tengamos calentando el caldo, y servimos. 
Nos quedará un caldo con mucho cuerpo, que con la verdura y el chorizo hacen un plato que con pocos ingredientes resulte delicioso.



miércoles, 16 de enero de 2019

CROQUETAS DE BACALAO Y GAMBAS

Hoy es el día internacional de la croqueta y compartimos nuestro gusto por un bocado con un relleno que sorprende y tiene tantas variaciones como personas las hacen. 

Hemos preparado unas croquetas de bacalao y gambas muy sabrosas que hacemos en casa con frecuencia y que además podemos congelar para tenerlas siempre disponibles.

INGREDIENTES: 6 langostinos o 12 gambas, 200 gr. de bacalao desalado, 65 gr de mantequilla, 65 gr. de harina, 500 ml de leche, 1 cebolla, 50 ml de vino blanco. Para liar las croquetas, 2 huevos, harina y pan rallado.

ELABORACIÓN: En una sartén ponemos la mantequilla con la cebolla picada, mareamos un poco y le añadimos las cabezas de los langostinos, dejamos pochar todo junto.
Cuando vemos la cebolla hecha, quitamos las cabezas de los langostinos o gambas, añadimos el bacalao y los langostinos picados,  cuando toma temperatura le ponemos el vino, dejamos evaporar y ponemos la harina, movemos bien para que cocine la harina y le añadimos poco a poco la leche para hacer la bechamel, no dejamos de mover hasta que tengamos una masa uniforme y bien ligada. 

Pasamos a una fuente para que enfríe la masa de croquetas y la tapamos con un papel film para que no haga costra. La dejamos enfriar mínimo una hora, según la prisa que tengamos para liarlas.
Para hacer la croqueta cada uno tiene su técnica, si las haces con dos cucharas tiene la ventaja que salen todas iguales, pero aquí "cada maestrillo tiene su librillo".
Para liarlas las pasamos por harina huevo y pan rallado, las dejamos apretadas para que luego al freírlas no se rompan. Las pasamos a una fuente y si no vamos a consumirlas directamente las congelamos.
Las freímos muy bien en abundante aceite, si las hemos congelado las dejamos unos 10 minutos  a temperatura ambiente antes de freírlas, pero no descongelar por completo.
Para acompañar me gusta preparar una mayonesa con wasabi, le da un toque muy especial a las croquetas. 




martes, 15 de enero de 2019

MUSLOS DE POLLO CON SALSA DE SETAS

El pollo en la slow coocker es una carne muy agradecida, con pocos ingredientes nos queda un plato muy agradecido. Hoy hemos hecho muslos de pollo deshuesados que en lugar de hacerlos en rollito los hemos hecho uno sobre otro más estilo "cachopo"cocinado con setas y cebollitas de guarnición, y acompañado con noodles de arroz, pero podemos ponerle arroz cocido, pasta o patatas fritas, os aseguro que es un comodín y según lo acompañes es un plato diferente.


Esta es mi aportación a nuestra cita mensual con La Cocina Violeta de Carol, http://lacocinavioletadecarol.blogspot.com/p/haz-lo-que-te-salga-de-la-olla-lenta.html, que haremos un recopilatorio de pollo, que servirá de recetario para todo el año.


INGREDIENTES: (2 personas), 2 muslos de pollo deshuesados, 2 lonchas de bacon, 1 loncha de queso, 1 loncha de jamón serrano, 4 cebollitas de guarnición, setas variadas y champiñones, 1 pastilla de caldo, hierbas provenzales, aceite de oliva AOVE. Para acompañar, noodles de arroz.  
ELABORACIÓN: Con antelación, mínimo 3 horas, aliñamos los muslos de pollo con hierbas provenzales, un poco de aceite AOVE, no le ponemos sal. 

 Sobre uno de los muslos ponemos el bacon, luego el queso y luego el jamón, tapamos con el otro muslo y les ponemos palillos de madera para que queden bien cerrados. 

En una sartén marcamos por los dos lados los muslos, los pasamos a la olla lenta, en la sartén sin quitar el aceite y los jugos, salteamos las cebollas, y las pasamos a la olla. Por ultimo salteamos las setas y todo a la olla. tapamos y lo dejamos 3 horas en alta.

Para terminar el plato, sacamos los muslos y los pasamos a una cazuela para poder gratinar en el horno.
Las setas las cebollas y el jugo lo pasamos al vaso de la batidora, trituramos y lo unimos a la cazuela.
Gratinamos 10 minutos hasta que lo veamos doradito. 
Mientras preparamos la guarnición, unos noodles de arroz cocidos con un poco de sal y nos queda un plato muy completo. 




jueves, 10 de enero de 2019

POTE GALLEGO

Cuando encuentro grelos en el mercado, no se me ocurre otra cosa que el caldo gallego, en esta época que son fáciles de encontrar, es obligado tomar pote o caldo. 

El pote gallego es una potaje típico de Galicia.​ Se trata de un guiso resultado de cocer verduras, alubias y patatas en una olla "pote", también se puede añadir lacón que puede sustituirse por jamón serrano, y el unto por tocino salado, pero hay un ingrediente que es insustituible, los grelos.

Este plato, como todo potaje, mejora con el tiempo, es preferible hacerlo el día de antes, si hacemos más cantidad puede congelar quitando la patata, pero no quedará mucho, eso seguro. 

Lo hemos hecho en la olla lenta, para que los jugos se hagan poco a poco, y quede un caldo contundente, pero igualmente se puede hacer en una olla normal.
INGREDIENTES250 g de judías blancas de bote, 150 g de jamón serrano, 1 hueso blanco, un trozo de morcillo, un trozo de tocino salado, 1 chorizo ahumado, 2 patatas, un buen puñado de grelos (puede hacerse también con berzas, kale o repollo), Sal.

ELABORACIÓN: En la slow coocker, ponemos agua el jamón, 1 hueso blanco y el morcillo, tapamos y dejamos en alta 3 horas.
Destapamos y quitamos la grasa y las impurezas con una cuchara. Añadimos las patatas peladas cortadas en cascos, el tocino salado y el chorizo, tapamos y dejamos en alta 2 horas.
Pasado este tiempo añadimos las habichuelas y los grelos dejamos una hora más y lo dejamos enfriar todo en la olla tapada. 
Si lo hemos hecho para el día siguiente, estará mas rico el guiso, entonces lo calentamos en una olla normal hasta que lo tengamos de nuestro gusto, no poner el fuego muy fuerte para no desarmar las habichuelas. 

miércoles, 9 de enero de 2019

CREMA DE ALCACHOFAS

Para comenzar el año con buen pie, interpretamos la obra de un genio del siglo XX, Antonio Gaudí, y la propuesta ha sido La Casa Batlló, en el reto Cocinarte, http://www.inmylittlekitchen.com/p/cocinarte.html , para acercarnos desde otro punto de vista a este genial arquitecto, que nos deja asombrados con su obra.
Os cuento un poco de la Casa Batlló, fue el resultado de la reforma integral de un sobrio edificio proyectado en 1877, Gaudí transformó este edificio de estilo clásico en una obra cumbre del modernismo, llena de imaginación y creatividad. 
La casa está llena ideas innovadoras de construcción, y con importantes planteamientos en eficiencia energética, tanto para la luz natural como para la ventilación del edificio. Una característica importante son los elementos arquitectónicos inspirados en el mundo marino y en el mar Mediterráneo, así la fachada de tiene una ondulaciones que recuerdan un mar en calma y que provocan un efecto luminoso muy especial.
María nos ha proporcionado dos artículos muy interesantes de Gaudí y su relación con la gastronomía, que recomiendo su lectura, “Gaudí EN LA MESA” por Ana Mª Ferrin y “Gaudí, la Ecología y la Espiritualidad” por Octavi Piulats Riu, en los que nos hace un retrato de su vida cotidiana, su pasión por la naturaleza, lo importante que era para él la alimentación como medio para mantener el cuerpo sano, su interés por los productos de la huerta, los frutos secos, las setas, el aceite de oliva, en resumidas cuentas la comida sencilla, casera y productos elaborados artesanalmente.
Así ha sido muy inspirador para elaborar mi aportación a nuestra cita mensual y para iniciar el año con una receta muy depurativa, la Crema de Alcachofas, con ingredientes que hubiera indicado Gaudí, como las almendras, la cebolla, los champiñones, está terminada con un poco jamón y salicornia, una combinación mar y montaña de gran contraste.


INGREDIENTES: Corazones de alcachofas congeladas, 1 cebolla pequeña fresca, 1 ajo, 50 gr. de almendras crudas, 1 vasito de vino Pedro Ximenez, 1 cucharada de mantequilla, 1/2 pastilla de caldo; Para la guarnición, según gustos, yo la he terminado con 1 champiñón portobello a la plancha, un poco de jamón serrano picado, y salicornia picada. 
ELABORACIÓN: En una sartén ponemos la cebolla y el ajo picados con la mantequilla, y pochamos, añadimos la almendra, se mueve bien, añadimos la ½ pastilla de caldo y movemos partimos los corazones de alcachofas y los pasamos a la sartén, lo movemos todo. 
Dejamos pochar un poco y le ponemos el vino, dejamos evaporar el alcohol, y se añade 1 vaso de agua. Lo dejamos a fuego no muy fuerte 10 minutos, se pasa al vaso de la batidora y lo trituramos hasta dejarlo fino a nuestro gusto, si se ve espeso le ponemos un poco de agua.
Lo servimos templado, con una guarnición que le hemos hecho con champiñón a la plancha, jamón picado y salicornia picada para dar un puntito a mar.
Espero que os guste.