martes, 27 de febrero de 2018

TAJINE DE POLLO PICANTON CON VERDURAS

En recetas anteriores he contado las maravillas de la cocina del norte de África elaboraba en  tajin, o tajine, y lo bien que se adaptan estas recetas a la slow cooker, por tratarse de un cocinado lento donde los alimentos se hacen en su propio jugo en una cazuela de barro. Hoy lo hemos hecho con un pollo picantón cocinado entero en la olla con sus verduras y el resultado es un plato ligero ideal para prepararlo el día de antes y tenerlo listo sólo para calentar cuando vuelves del trabajo.
INGREDIENTES (2-3 personas):
Un pollo picantón entero.
Para aliñar el pollo: 1 cucharadita jengibre en polvo, 1 cucharada de “Ras el Hanout”. Sal. Perejil picado. Aove.
La verdura: 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 bulbo de hinojo, 1 puñado de habas frescas, 1 calabacín, 1 cebolla pequeña fresca, 1 poco de chirivía (opcional), 1 limón salado en conserva si es muy pequeño, en todo caso medio limón, aceitunas de Kalamata, sal. Si no tenemos limón salado ponemos un poco más de sal y el zumo de un limón, no es igual porque la gracia está en el toque del limón curado en la sal, que le da un sabor característico.

ELABORACIÓN: La noche de antes ponemos a macerar el picantón con el perejil, y el jengibre molido, el “Ras el Hanout”, sal y aceite de oliva.
En una sartén con aceite doramos el pollo, lo cambiamos a la olla lenta, crock-pot de 3,5, si vemos que tiene mucho aceite no lo ponemos todo, solo el justo.
Entonces lo ponemos en la olla lenta junto con la cebolla a trozos y los dientes de ajo en láminas, y el bulbo de hinojo también partido, el calabacín, las habas, la chirivía, un puñadito de aceitunas a gusto, el limón salado cortado en cuartos y le ponemos un trozo dentro del picantón. Lo tapamos lo dejamos en alta 3 horas. 
Para servirlo lo hacemos con cuscús si es de nuestro gusto, si no haremos arroz de grano largo, basmati o similar.

Colocamos en el plato la base un cuscús y sobre él, ponemos el pollo con su salsa, las verduras y las aceitunas. 

domingo, 25 de febrero de 2018

CRÊPES DE CHOCOLATE.

Me estreno en el reto de la 5 temporada de #Asaltablogs, muy contenta en participar para estudiar a fondo el blog de la cocina de rebeca,  http://www.lacocinaderebeca.es. He disfrutado viendo la gran variedad de recetas y recursos que tiene, por que no conocía este blog, y a la hora de decidirme por una receta, no he podido dudar... porque ¡no me han dejado!, le conté a mi hija lo entusiasmada que estaba por que Marta Postigo me había incluido en el reto y ella sin dudarlo se fue directa a las CRÊPES DE CHOCOLATE, y claro, “donde manda patrón no manda marinero” y aquí estamos con esta estupenda receta que satisface a los peques que son el pilar de una casa.
También hay que decir, que con la misma masa hemos hecho la versión tortita y la crêpe, pero alguna aportación a la receta hay que tener. El relleno es el que organiza mi hija al momento, le gustan tanto que tiene recursos para cualquier momento, pero siempre lo básico es chocolate +chocolate.
INGREDIENTES (PARA 8 CRÊPES):
Para la masa: 1 huevo, 125 gramos de leche, 50 gramos de harina, 15 gramos de cacao puro en polvo, 1 cucharadita de azúcar, 1 pizca de sal, Una nuez de mantequilla
Para el relleno: En esta ocasión hemos hecho en la primera foto, nata + fresas+ sirope de chocolate,  la siguiente foto es una 
tortita  con queso crema philadelphia + frutas del bosque+ azúcar glass y en la última foto, crêpe, sirope+ pepitas de chocolate con leche de fondue+ fresas + azúcar glass.
ELABORACIÓN:
En un bol ponemos el huevo, la leche, la harina,  el azúcar y la sal y batimos hasta obtener una masa homogénea y sin grumos. Añadimos el cacao, mezclamos bien y dejamos la masa en la nevera para que tome cuerpo, es decir para que el gluten haga su efecto, mínimo 1 hora.
Calentamos una sartén y se engrasa con un pizca de mantequilla, cuando la veamos caliente ponemos un cazo de masa. Esto es según la base de la sartén, nos tiene que quedar una masa finita para que se haga bien, así, cuando despega por los lados, me gusta con una paleta de silicona, damos la vuelta con cuidado. Para hacer el  primer crêpe pongo poca masa en la sartén la hago vuelta y vuelta por toda la sartén, esta crêpe no sale bien, pero tengo aquí a la impaciente de las crêpes que no le importa para hacer la primera cata, si no hay voluntarios la deshechas.
Para continuar no hace falta volver a engrasar la sartén. Ponemos otro cazo de masa ...vuelta y vuelta , y como van saliendo los  colocamos unos sobre otros para que no se enfríen, pero dejamos que pierdan la humedad, así para guardarlos, cuando están reposadas, en una fiambrera pongo un papel de cocina en el fondo las crêpes y cuando están frías las tapo. Se pueden congelar pero nunca se me ha dado el caso, con estas de chocolate mucho menos.
Para hacerlas tipo tortita, la misma masa al verterla en la sartén, la vamos dejando con cuidado en el centro de la sartén para que quede cuajada en el centro y no muy fina, cuando la vemos le damos la vuelta. Con esta masa ha quedado genial. Un punto a  favor de Rebeca, además en ningún momento ha quedado el cacao tostado, que eso da un poco de rabia. Me ha gustado mucho asaltar "lacocinaderebeca".

viernes, 23 de febrero de 2018

FISH AND CHIPS. Rosada rebozada con patatas.

La receta que hemos hecho es una delicia para pequeños de la casa. En realidad es un pescado rebozado con patatas, pero en Inglaterra le dan un punto a la fritura del pescado blanco, que lo hace estupendo y es considerado como plato tradicional inglés. Para su elaboración hemos seguido los pasos de la web del chef Jamie Oliver, para preparar "Fish and Chips", y en lugar de hacer, merluza o bacalao, lo he preparado con rosada, que está muy presente en nuestras tapas andaluzas, de chiringuito, porque queda muy crujiente por fuera, jugosa y firme por dentro. En Inglaterra lo acompañan con una crema de guisantes con menta o unos guisantes cocidos y una salsa holandesa, o mayonesa que les gusta más a los peques.
INGREDIENTES: Para 3 personas.
Para los fish: 250 gr. de pescado blanco, rosada  y sal.
Para el rebozado: Harina de trigo 125 g, Cerveza muy fría 75ml, levadura tipo Royal, 1 cucharadita.
Para los chips: Una patata mediana para freir por persona, Aceite Aove y Sal. Guisantes para la guarnición, avecrem.

ELABORACIÓN: En un bol ponemos, la harina, la levadura y la cerveza bien fría. Mezclamos bien, si es con la varillas de la batidora quedará más homogénea, dejamos reposar. Quedará como una papilla no muy espesa.  
El pescado lo secamos bien con papel absorbente, sobre todo si es congelado el pescado. Le ponemos un poco de sal, y pasamos por harina, dejamos en un plato mientras hacemos los guisantes y las patatas.
En una sartén salteamos los guisantes en este caso congelados, como es poca cantidad le pongo ¼ de pastilla de caldo de pollo dejamos tostarla un poco, añadimos un poco de agua, cocemos 3 min, reservamos y están listos para servir.

Partimos las patatas a tiras, las ponemos en la freidora a poca temperatura, que se hagan un poco, a los 8 min, las sacamos y sacudimos, dejamos reposar y aumentamos un poco la freidora y se vuelven a poner a freír unos  3 o 4 min. Sacamos en un plato y les ponemos sal.
Mientras el pescado pasado por la harina lo pasamos por el rebozado y ponemos a freír en freidora caliente pero sin llegar a humear. No ponemos más de 3 o 4 trozos según lo grande de la freidora para que no pierda temperatura y no quede "fofo" el pescado. Los freímos 3 o 4 minutos por cada lado, según el grosor de los filetes, hasta que estén dorados.
Según estén, los vamos sacando del aceite y los dejamos escurrir sobre una rejilla o un colador, ya que si los ponemos sobre papel quedarán menos crujientes.

Ahora le damos un último frito a las patatas, quedarán muy crujientes, las ponemos con el pescado y lo servimos con los guisantes. Un chorreón de limón al gusto y a disfrutar. En la tradición británica se acompaña con salsa holandesa pero la ponemos con mahonesa y los niños se lo comen estupendamente. En este caso acompañado con un huevo frito.

sábado, 17 de febrero de 2018

CAZUELA DE SEPIA CON HABAS. Slow coocker.

 Hoy tenemos un plato, muy sencillo, un clásico en la cocina mediterránea, sobretodo en Huelva o Cádiz donde tiene mucho protagonismo. Se hace con choco o sepia, nosotros lo haremos con sepia fresca y en la olla lenta, donde queda el guiso muy meloso y le da el puntito de cocinado de antaño. 
INGREDIENTES: 500 gr. de sepia o choco limpio. 500 gr. de habas desgranadas. 1 cebolla, 2 diente de ajo, la punta de una cucharadita de comino, ½ cucharadita de pimentón dulce de la vera, 1 hoja de laurel, aceite de oliva, 1 vaso pequeño de vino blanco montilla, 1 vaso de agua con media pastilla de caldo de pescado, sal, hierbabuena y una punta pequeña de anís estrellado. 
ELABORACIÓN:Limpiamos la sepia y troceamos en cuadraditos. Reservar. 
En el mortero machacamos los ajos, el comino y la hierbabuena con un poco de sal, y le ponemos el vino. Ponemos a calentar la olla lenta, en este caso la pequeña de 1,5. 


En una sartén, pochamos la cebolla ya picada y cuando la vemos hecha, añadimos la sepia, la mareamos, ponemos el pimentón, lo salteamos todo y seguido el majado del mortero, rehogamos para que pierda el alcohol, añadimos el agua dejamos que tome calor. Pasamos a la olla lenta. Lo dejamos una hora en alta. 
Mientras, desgranamos las habas y las añadimos a la crock pot, pasados de 40 a 60 minutos, según lo grandes que sean las habas, apagamos la olla y tenemos el guiso listo. 


Es un guiso relativamente rápido para la crock y sabor marinero al cien por cien. Si vemos que la salsa, nos gusta más espesa, le ponemos una cucharada de harina tostada previamente.

lunes, 12 de febrero de 2018

CARNE DE MONTE. ANDÚJAR.

 En la provincia de Jaén, y en concreto en Sierra Morena, la carne de caza tiene un protagonismo especial, y su especialidad es el adobado de la carne, que hace ablandar la carne de las piezas de caza e impregna la carne de aroma.
La receta del marinado y el cocinado de esta pieza de venado es típica de Andújar (Jaén), tal y como la ha hecho mi suegra siempre, se puede marinar así también el jabalí, pero como el venado ninguna, pero es cuestión de gustos.
INGREDIENTES: 1 solomillo de venado, 2 dientes de ajo, pimentón dulce, pimentón picante, orégano, tomillo, romero, laurel, azafrán, vinagre de vino, aceite de oliva AOVE y sal. 
ELABORACIÓN: Cortamos el solomillo, o la pieza de venado que tengamos trozos medianos. Se lava en agua fría y se reserva. Se prepara el adobo en un mortero machacamos los ajos con sal, el orégano, el pimentón dulce y una puntita de pimentón picante (opcional) y el azafrán. 


En el recipiente donde tenemos la carne, añadimos el adobo, ponemos un chorreón de vinagre y agua hasta cubrirla, un par de hojas de laurel partidas, romero y tomillo, se deja en el frigorífico mínimo 12 horas.
En una sartén con aceite de oliva virgen extra abundante, y, sin dejar que tome mucha temperatura, añadimos la carne con todo su aliño y se deja cocer a fuego lento, hasta que la carne quede tierna y se evapore toda el agua, y al final nos quede la carne en su aceite. 

Es un plato espectacular, en esta ocasión lo hemos servido con unas patatas ratté fritas enteras y unos pimientos fritos semipicantes, necesita poco adorno.

sábado, 10 de febrero de 2018

MINESTRONE. Slow cooker.




Tenía ganas de repetir este plato tradicional italiano, elaborado con verduras de temporada, consistente, es un guiso ligero que podemos preparar en cualquier época del año, más completo que la tradicional sopa de verduras española pues lleva carne de cerdo o pollo, queso, legumbres y algo de pasta o arroz. Tiene la ventaja de poderlo preparar como un plato completamente vegetariano o, eliminando las carnes y queso. 



En esta ocasión traigo una versión muy sustanciosa y reconfortante, hecha en slow cooker. Pero si quieres hacerla en olla tradicional, serían los mismos pasos cambiando los tiempos. 



INGREDIENTES: (para 4 ), 1 zanahoria, 1 trozo de apio, 1 puerro fino, 1 trozo de calabacín, medio nabo, un trozo de apionabo, media chirivía, 2 judías planas, 1 patata pequeña, media cebolla, 1 diente de ajo, 1 puñado de espinacas, 1 hoja de laurel, un poco de perejil, pimienta, 1 trozo de jamón serrano con mucho tocino, 1 trozo de tocino fresco salado, corteza de queso parmesano, queso parmesano rallado. Judías blancas en conserva. Pasta pequeña. Para guarnición unos huevos de codorniz cocidos.


ELABORACIÓN: En la olla lenta ponemos el jamón con el tocino a cocer en la slow coocker en alta, para desespumar antes de comenzar el guiso. 


Mientras calienta, preparamos el resto, partimos la zanahoria, el apio, la judía plana, en juliana, la chirivía y el apionabo lo dejo en un trozo. Se añade a la olla lenta cuando ya tenemos desespumado el jamón. Sigue en alta. 

Al tocino salado, le quitamos la corteza pero no la desechamos, partimos el tocino en tiritas, y por otra parte picamos la cebolla.

En una sartén sin aceite, salteamos el tocino dorando un poco sin aceite, y lo añadimos a la olla, en la misma sartén ponemos la cebolla, la salteamos igualmente y doramos, la pasamos a la slow, junto con el puerro picado, el calabacín troceado, una hoja de laurel, sal y pimienta, la corteza del tocino y la corteza del queso parmesano, esto nos puede sonar extraño, pero en los minestrones más tradicionales no falta la corteza de queso ni la de cerdo. 


Dejamos bien tapada la slow cooker 2 horas en alta, ponemos la patata cortada a cuadros, tapamos, añadimos las judías de conserva, previamente enjuagadas, la espinaca picada y un poco de perejil. 



Tapamos dejamos otra hora más y el guiso está listo.

Si le queremos poner pasta la cocemos en una olla aparte.

Para servir, le ponemos la pasta, el queso parmesano rallado y adornamos con unos huevos de codorniz cocidos.