miércoles, 31 de octubre de 2018

CARRILLERAS DE CERDO CON TOMATE

Las carrilleras normalmente las hacemos con salsa, pero se pueden hacer más sencillas,  para tenerlas preparadas entre semana que andamos más apretados de tiempo.
La receta es muy simple, las carrilleras salpimentadas y aliño de pinchitos, y hechas con tomate frito casero en la olla lenta, crock pot, así las tendremos preparadas para llegar del trabajo y terminarlas acompañadas con pasta o como las hemos hecho hoy con arroz blanco y un huevo frito. Un arroz a la cubana diferente que siempre les encanta a los niños y con la carrillera tan melosa aún más. 

INGREDIENTES: 4 carrilleras de cerdo, 2 dientes de ajo, 1 bote de 300 gr de tomate frito casero, 1 hoja de laurel, una rama de tomillo, 1 cucharadita de aliño de pinchito, sal, pimienta, 1 chorreón de vino de Montilla y aceite de oliva AOVE.

ELABORACIÓN: Preparamos las carrilleras con sal, pimienta y el aliño de pinchitos y lo dejamos 10 minutos. En una sartén ponemos el aceite de oliva y dos dientes de ajo a freir, cuando están un poco dorados los pasamos a la olla lenta, (como es poca cantidad, crock pot de 1,5 l.) que ponemos a calentar en temperatura alta.

En la misma sartén marcamos por los dos lados las carrilleras, junto con el laurel y el tomillo.
Las tenemos 2 o 3 minutos a fuego fuerte por cada lado, y al final le añadimos como medio vasito de vino blanco Montilla, que no sea mucho, lo dejamos evaporar un poco y se pasa todo a la olla lenta, le ponemos el tomate frito, tapamos y dejamos 2 horas en alta, cortamos y dejamos enfriar.
Cocemos arroz con un poco de sal y freímos un huevo en aceite AOVE, ponemos la carrillera con su salsa de tomate y pan.... y ¿ quién se queja?

domingo, 28 de octubre de 2018

ROLLITOS DE MUSLOS DE POLLO RELLENOS DE PATÉ DE PERDIZ, BACÓN Y QUESO CHEDDAR.

Domingo de asalto, pero no se vive con emoción sólo este día, que muy bien organiza Marga Postigo en http://www.azafranesycanelas.com/p/blog-page_18.html.; si no todo el mes, así, desde que sale elegido el blog para el asalto, hay que estudiar muy bien su recetario, para que encaje con el gusto de todos, y en el caso de https://www.losblogsdemaria.com, con la cantidad de recetas tan “requetebuenas” que tiene, es un poco complicado. Así este mes he pedido ayuda a mi hija y en esta ocasión también ha elegido con gran acierto y siempre mirando para sus gustos más sencillos. 
Nos hemos llevado de la cocina de Mari Carmen González, "Los Blogs de Maria",  los Rollitos de contramuslos rellenos, https://www.losblogsdemaria.com/2018/08/rollitos-de-contra-muslos-rellenos-de.html, y eso porque le encantan los muslos de pollo deshuesados ya sean del derecho o del revés, y claro quería probarlos. Además al ser con paté, a ella le encanta el paté de perdiz y casi siempre tengo de Sierra de Cazorla o Gourmet Cazorla, pues no había excusa. 
Tenemos una receta muy rápida de cocinar, muy sencilla y con pocos ingredientes, que nos da un muslo de pollo asado muy sabroso, y al gusto de todos. Un plato que no hace falta que sea domingo para hacerlo. 

INGREDIENTES: 2 personas: 2 muslos de pollo deshuesados, bacon ahumado troceado, 2 lonchas de queso cheddar, paté de perdiz de Cazorla, Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Media pastilla de avecrem diluida en un vasito pequeño 50 ml. con agua caliente y un chorreón de vino Montilla-Moriles. Para acompañar una patata pequeña por persona. 

ELABORACIÓN: Si tenemos los muslos sin deshuesar los abrimos, retiramos el hueso, la piel a nosotros no nos gusta quitarla. Salpimentamos. 
Untamos cada muslo con el paté de perdiz, ponemos el bacón, la loncha de cheddar, enrollamos y se cierran con palillos para dejarlos lo mas compactos posible. Los pasamos a una bandeja de horno con la abertura hacia arriba, con un chorreón de aceite AOVE.
Tenemos el horno precalentado 180 grados calor arriba y abajo con aire si es posible, los ponemos hacia arriba dejaremos 15 minutos,
abrimos el horno y añadimos el vasito con el agua el vino y el avecrem, damos la vuelta a los muslos, con la piel hacia arriba y los dejamos otros 15 o 20 minutos hasta que doren. 
Para servir unas patatas fritas le vienen muy bien. Hoy por ser asaltablogs le he hecho las patatas fritas en espiral. 
Al servir, le ponemos a las patatas el queso cheddar que hay en la bandeja y un poco de salsa. 
Os aseguro que no quedan ni las plumas. 

martes, 23 de octubre de 2018

COOKIES DE ESPELTA


Una alternativa sana a la merienda o desayuno de los niños es hacer las galletas en casa, así evitaremos que tomen galletas industriales, y si de paso nos ayudan en la elaboración, además de pasar un buen rato, poco a poco se darán cuenta del valor de la cocina casera, frente a la cantidad de productos multiprocesados que encuentran por todos lados. 
Estas galletas de espelta , como veréis, son muy sencillas de hacer,  se preparan en 15 minutos, y además si hacemos más masa de la que queramos consumir, se puede congelar y luego hornearla tranquilamente para otra ocasión.

INGREDIENTES: Para 15 galletas: 200 gr de harina de espelta, 90 gr. de harina de repostería, 1 huevo grande, 125 gr. de mantequilla, 160 gr. de azúcar moreno, 60 gr de azúcar blanca, una pizca de sal y 5 gr de bicarbonato. Pepitas de chocolate según gusto.

ELABORACIÓN: En un bol, ponemos el azúcar blanca y morena con la mantequilla ablandada en el microondas, y mezclamos con las varillas entre 5 y 10 minutos hasta que lo veamos homogéneo y que el azúcar ha mezclado bien con la mantequilla.
Añadimos la sal y el bicarbonato y poco a poco los dos tipos de harina, y seguimos amasando, cuando lo vemos integrado añadimos el huevo, vemos que la masa se vuelve más elástica. 
 Amasamos con la varillas y luego con las manos. 
Hacemos 15 bolas de 50 gramos cada una, tapamos con un film y lo dejamos 2 horas en el frigorífico.
Pasadas las 2 horas sacamos y aplastamos las bolas, para que queden uniformes, con un bote de conserva por ejemplo, si no con la mano. 
Horneamos a 180º con calor arriba y abajo, durante 14 minutos , las sacamos y dejamos enfriar una media hora. 
                    
¡Listas para merendar!

domingo, 21 de octubre de 2018

PASTA A LA CAMPIDANESE



Hoy he elegido para nuestro paseo italiano por Cerdeña, con el reto mensual de Cocinas del Mundo, http://www.lacajitadenievesyelena.com/2014/03/cocinas-del-mundo.html ; una de las recetas más típicas de la llanura más grande de Cerdeña, el Campidano, así, el malloreddus a la campidanese, es el plato típico ghoccehetti de Cerdeña sazonado con una salsa de tomate y salchicha sarda y queso de oveja típico de la isla, el pecorino. El malloreddus, también llamado gnocchetti sardo, es un tipo de pasta de trigo duro, típica de la cocina sarda, utilizada sobre todo para las fiestas de los pueblos. Tiene forma de concha, miden aproximadamente 2 cm y, gracias a las estrías externas y la cavidad interna, recogen todo el ragú con el que suelen estar sazonados y queda un plato de pasta muy sabroso. 

La he elegido primero, por ser pasta y es nuestra debilidad y segundo, son ingredientes muy sencillos. Mi problema ha sido no encontrar la pasta original, he andado todas las grandes superficies y tan sólo he encontrado una pasta con diseño parecido denominada en el envase, “radiatori”, por probar que no sea. 

En resumidas cuentas voy a elaborar el plato típico de Cerdeña sin pasta sarda, sin salchicha sarda y sin pecorino, es una versión de andar por casa. Pero ha quedado delicioso, lo recomiendo para hacer a los niños. 

INGREDIENTES: 3 personas: Pasta gnocchetti o similar, 4 salchichas frescas de cerdo, una lata de tomate preparado para freir Media cebolla picada. Aceite de oliva virgen extra AOVE. Hojas de Albahaca .Sal al gusto. Queso pecorino o queso de oveja de la zona, rallado para servir. 
ELABORACIÓN: Picamos la cebolla y salteamos con el aceite AOVE a fuego lento, hasta que esté suave y translúcida. Mientras retiramos la piel de la salchicha, se desmenuza un poco y se añade a las cebollas. Doramos bien rompiendo los grumos con una cuchara de madera. 
Añadimos el tomate, tengo que decir, que ya lo tenía frito, hecho con tomates pera, pero si lo tenemos en conserva lo haremos igual, solamente le añadimos una cucharadita de azúcar .
Dejamos cocinar a fuego lento durante 20 minutos. Cuando vemos la salsa hecha, troceamos las hojas de albahaca, se añaden, salteamos y se aparta. 
Mientras tanto, cocemos la pasta en abundante agua hirviendo salada, según el tiempo que marque el fabricante, de todos modos, lo mejor solución es probarla, tiene que permanecer firme. 
Cuando la pasta esta cocida, volvemos a poner la sartén al fuego, y la pasta una vez escurrida, la añadimos a la sartén con la salsa a fuego medio. Salteamos bien 4 o 5 minutos y servimos caliente con el queso rallado.

martes, 16 de octubre de 2018

PENCAS DE ACELGA EN ESCABECHE

El escabeche es un método de conservación de alimentos en un medio ácido, y la técnica consiste básicamente en el precocinado mediante un caldo básico de vinagre de vino, aceite, laurel y pimienta en grano A partir de aquí podemos añadir más condimentos y conservar, pescados, carnes y verduras. Es una elaboración sencilla, no necesita muchos ingredientes, que tradicionalmente hemos visto en todas nuestras casas y es muy económica.

Hoy vamos a escabechar verduras, el secreto es dejarlas “al dente” no muy cocidas y que tomen el sabor del aliño. 

La penca de acelga es muy consistente, si no se cuece mucho y luego una vez rebozada se fríe resulta muy buena para prepararlas rellenas, por ejemplo, pero en esta ocasión las quiero escabechar para tenerlas preparadas para otro día. 

Este escabeche lo preparo en olla lenta, slow coocker, porque en esta cocción se hace la verdura poco a poco, toma todos los sabores y la penca queda en su punto de consistencia. 

INGREDIENTES: Las pencas de un kilo de acelgas. Una cebolla no muy grande. 4 o 5 dientes de ajo, 1 trocito de rama de apio, 1 zanahoria, 1hojas de laurel, unas rama de tomillo, un trocito de guindilla, unos granos de pimienta negra. Unas hebras de azafrán. 1vaso de agua, 50 ml de vinagre de Jerez, sal. Para freir las pencas, 1 huevo, aceite y harina. 

ELABORACIÓN: En la olla lenta en alta ponemos un chorreón de aceite AOVE, la zanahoria limpia en rodajitas finas, el apio y los ajos partidos en láminas. Tapamos, mientras cortamos la cebolla en rodajas finas, y se añade a la olla. El vaso de agua lo calentamos en el microondas con las hebras de azafrán, y lo añadimos igualmente, junto con la guindilla, la pimienta, sal y la rama de tomillo.Si queremos el caldo más amarillo, le ponemos un poco de colorante. La hoja de laurel la quemamos un poco con un mechero y se apaga dentro de la olla para dar el sabor característico del escabeche (como se hacía antiguamente). Dejamos tapada.

Cortamos las pencas de la acelga, las lavamos y se trocean dejándolas de 8 a 10 cm. Se pasan a la olla y tapamos, dejamos hacerse todo 2 horas, entonces añadimos el vinagre, y se deja cocer 30 minutos, desconectamos la olla y la dejamos bien tapada hasta que enfríe sin destapar. 

Sacamos las pencas más grandes a un plato, las pasamos por huevo batido, luego por harina y freímos en aceite caliente, se dejan escurrir en un plato con un papel. 

Mientras hemos pasado a un recipiente el resto del escabeche, las pencas más finas las ponemos aparte con caldo del escabeche ya que la podemos tomar sin freír, como aperitivo o acompañamiento, al quedar picantes, frías, resultan sorprendentes y son más ligeras. 

Las pencas fritas las colocamos en un recipiente cubriéndolas con el caldo del escabeche y la verdura y para consumirlas mínimo las dejamos un día. Se pueden conservar varios días pero eso nunca ocurre. Para servirlas, me gustan a temperatura ambiente.

lunes, 15 de octubre de 2018

PAN NAAN. Barbacoa.

Naan es una palabra que sólo significa “pan” en idioma persa original, es un pan plano nativo del oeste, centro y sur de Asia. Se hornea en un horno de arcilla, “tandoor”, que hace una costra exterior crujiente y un núcleo muy esponjoso. El sabor extra le viene del dorado o tostado del pan, y de las especias que se le añaden para aromatizarlo. 

Hoy hemos estamos publicando en #El pan perfecto, y he querido participar con un pan naan muy sencillo, cocido en la barbacoa sobre la piedra, para hacerlo más al estilo tandoor, terminado sin semillas y con aceite en lugar de mantequilla, que para eso estábamos de campo. 

El resultado ha sido muy bueno, ha quedado muy esponjoso, y puedo decir que no endurece para el día siguiente. Se puede volver a calentar en la tostadora y no pierde la humedad. 

INGREDIENTES: 1 huevo, 1 yogurt griego sin edulcorar, 100 ml de agua, 1 cucharada de sal, 300 gr. de harina de fuerza, 1 sobre de levadura de panadería seca o un cubito de fresca, media cucharadita de azúcar, aceite de oliva AOVE. 

ELABORACIÓN: En un bol, batimos el huevo con un tenedor, añadimos el yogurt y batimos. El agua la calentamos un poco no más de 27º y añadimos la levadura, movemos y ponemos el azúcar para potenciar la levadura movemos para disolver y pasamos al bol. Dejamos reposar 15 minutos. Mientras preparamos la harina cernida, le añadimos la sal, y añadimos al bol, amasamos unos 10 minutos mínimo, al principio es pegajosa pero luego va haciéndose masa, notaremos lo suave y fina que es esta masa.
Dejamos reposar 2 horas a temperatura ambiente tapada con un trapo húmedo hasta que doble la masa. 
Pasado este tiempo, preparamos la barbacoa, con la piedra para pan, calentando a 200 grados y mientras cortamos la masa en 4 u 8 partes, hacemos bolas, las aplastamos con las manos, y entonces si queremos aromatizarlas les añadimos semillas, etc, yo las he pintado con un poco de aceite de oliva, he vuelto a tapar para que reposaran mientras estaba el fuego. 
Con la barbacoa a 200º, ponemos sobre la piedra dos panes, tapamos la barbacoa y los dejamos 7-10 minutos, le damos la vuelta y los dejamos otros 7-10 minutos, o hasta que les veamos el punto de dorado de nuestro gusto, yo no los he dejado más para que no se secara mucho la masa.

¡¡¡Listos los naan !!! Si queremos hacerlo en el horno , el horno precalentado a 200º, en los panes los humedecemos con agua y los colocamos en la bandeja y por la parte de arriba los untamos con mantequilla.



martes, 9 de octubre de 2018

TARTA TATIN DE TOMATE


Hoy he preparado una Tarta Tatín de Tomate para el reto de de cocinarte, que consiste, no solamente es admirar un cuadro e interpretarlo con una receta, si no profundizar en su esencia, en su época, el artista... es más que un reto, que María organiza en https://www.inmylittlekitchen.com/p/cocinarte.html.
Este mes tenemos un cuadro muy especial, "El columpio", del artista rococó francés Jean Honoré Fragonard, realizado en 1767, que refleja una escena en un frondoso jardín y la protagonista,  una mujer joven se balancea  en un columpio empujada por un hombre que parece mayor, según se dice, probablemente su marido  que permanece en la sombra. La chica al balancearse lanza su zapato al aire  y en la esquina inferior muy iluminado hay un joven, que según dicen puede ser su amante por su mirada pícara hacia la chica. Encima de este joven hay una estatua con un Cupido que se lleva la mano a los labios y que parece recomendar silenciar la escena. Una escena de deliciosos colores que enmarca dulces deseos.
Ante tanto misterio, tanto reflejo de amor y el estupendo vestido rojo tan iluminado de la chica, me ha inspirado mucho el color, y en estas fechas productos de temporada como el tomate, y qué mejor que preparar para este reto una tarta sencilla de elaborar, según dicen de origen francés como el cuadro, aunque parezca barroca.
Estamos acostumbrados a ver las "tartas tatín" de frutas, pero hay que decir que el tomate también es una fruta, y si la probáis os daréis cuenta que el resultado es tan sorprendente como esta gran obra del siglo XVIII.

INGREDIENTES: Para un molde redondo de 22 cm. 4 tomates pera, 1 diente de ajo, aceite de oliva AOVE, sal, aceitunas (opcional) a ser posible con aliño tradicional, tomillo fresco , 1 cucharada de azúcar , 30 g de mantequilla, 2 cucharadas de vinagre balsámico, 1 lámina de hojaldre.

ELABORACIÓN: En esta tarta salada es fundamental elegir unos tomates con poca agua, por eso, es ideal el tomate pera. Así, pelamos el tomate, lo partimos por la mitad verticalmente, le quitamos las semillas y lo apretamos con la mano para que suelte jugo y los dejamos en un escurridor para que suelten agua.

En una sartén ponemos muy poco aceite, y con fuego medio fuerte colocamos los tomates con la parte de las semillas hacia arriba, y dejamos hacer 5 minutos para sellarlos, le ponemos el ajo picado, sal y el tomillo, dejamos un par de minutos para no quemarlos; le damos la vuelta los dejamos hacer por ese lado otros 6 ó 7 minutos.
Los apartamos y colocamos con las pepitas hacia arriba en la fuente de horno, aquí le ponemos aceitunas o alcaparras, o si lo preferimos lo dejamos tal cual. 
En la misma sartén, preparamos el caramelo, calentando la sartén con la mantequilla, el azúcar y el vinagre balsámico y dejamos que burbujee hasta que espese.
Este caramelo lo ponemos sobre los tomates que tenemmos en la fuente de horno. Dejamos enfriar un poco. Mientras calentamos el horno a 200ºC . 
Extendemos el hojaldre sobre la fuente de horno, 1 cm más grande que el borde, cerramos y pinchamos un poco la superficie para que pierda humedad mientras se hornea durante 30 minutos, hasta que veamos el hojaldre dorado.
Para sacarlo del molde, primero volcamos un poco sobre un bol para recoger el jugo sobrante y que no empape el hojaldre y se quede blando. 
Volteamos en un plato y dejamos enfriar. Se puede servir, caliente, templada o fría, cuestión de gustos. Es una tarta salada diferente, con un suave agridulce y muy jugosa. Hay que probarla antes que terminen los tomates de temporada. 


miércoles, 3 de octubre de 2018

PARMIGIANA DI MELANZANE . BERENJENA A LA PARMESANA.

Con esta receta me estreno en el reto salado de https://elcajondesastredemaggie.blogspot.com/2018/10/parmigiana-di-melanzane-reto-salado-cri.html Cocina Regional Italiana, en su tercera temporada con una receta típica de la región de Campania, la berenjena a la parmesana como plato tradicional de la cocina napolitana, aunque también en Sicilia se atribuyen la autoría de la receta, también hay quienes dan la paternidad del plato a la ciudad de Parma, en todo caso parece claro que “La parmigiana” por excelencia es hoy la de la berenjena, pero el término también se refiere a las preparaciones basadas en vegetales en rodajas y dispuestas para formar capas alternadas con otros ingredientes.
Esta receta ha sido propuesta para el reto salado, por El cajón desastre de Maggie, rescatada de un recetario italiano de cocina regional, y que me ha sorprendido, pues la había hecho con otras recetas y este me ha gustado bastante, en el detalle de la harina en la salsa de tomate, y el pan rallado en las capas de berenjena, la dejo bien apuntada.

INGREDIENTES: Para 2 personas: 1 berenjena, aceite de oliva Aove, 1 cucharadita de mantequilla , una cebolla no muy grande picada, un ajo picado, una cucharadita de harina, 500 gr de tomate en conserva listo para freír, una cucharada de azúcar, chile en polvo, hojas de albahaca fresca, 3 lonchas de mozzarella, queso parmigiano regianno rallado, pan rallado, sal y pimienta.

ELABORACIÓN: Cortamos la berenjena en rodajas de 1 centímetro, lo ponemos en un bol con sal para que pierda jugo una media hora.

En una sartén, ponemos aceite de oliva y la mantequilla, la cebolla y el ajo, lo dejamos pochar, cuando vemos que la cebolla está hecha, añadimos la cucharada de harina, movemos bien, dejamos un poco y se pone el tomate, la albahaca y el chile, movemos y dejamos freír despacio, añadimos sal y pimienta, cuando vemos que el tomate ha frito, le ponemos el azúcar. 
Mientras se hace el tomate, escurrimos muy bien la berenjena, se enjuaga para quitar el exceso de sal, se escurre de nuevo, la enharinamos y la freímos en la freidora a temperatura fuerte, (os aseguro que si ha estado en sal no toman aceite) se sacan y las dejamos sobre un papel a escurrir. 
Precalentamos el horno a 180º grill y circulación de aire. 
 En una fuente de horno ponemos una rodaja de berenjena, sobre ella queso parmesano rallado, un poco de pan rallado, una cucharada de salsa de tomate, y otra rodaja de berenjena, queso parmesano, pan rallado y tomate, y terminamos con otra rodaja, tomate y una loncha de mozzarella.
 
Lo ponemos en el horno 15 minutos.

Servimos caliente.